logo UIS
industriaindustria

PROGRAMAS VIGENTES

Diplomatura en Gestión de Mantenimiento y Confiabilidad Operacional
Trasladamos información que nos hace llegar la Universidad Catolica de Salta para participar de la Diplomatura en Gestión de Mantenimiento y Confiabilidad Operacional
Leer más...
 
Competencia "NAVES SALTA" del BANCO MACRO

Trasladamos invitación a importante PROGRAMA DE FORMACIÓN llevado a cabo por el BANCO MACRO.

Leer más...
 

Contacto

uisalta@uisalta.com

J. M. Leguizamón 213 - Salta

(0387) 4211575 / 4228691

18 Set 2009 - Cena del Día de la Industria

Discurso Día de la Industria

Autor:  Daniel Chávez Díaz, Presidente UIS

 

El ambiente de negocios no es el mejor en la Argentina de hoy, podría decirles que hay un sinnúmero de cuestiones a corregir y mejorar que nos involucra a todos los actores de la economía: no hay demasiadas novedades con la Ley de las Aseguradoras de Riesgos del Trabajo, no hay previsibilidad jurídica, no logramos la desgravación de ganancias de las inversiones en Bienes de Capital ni funciona el financiamiento para nuestras Pymes, no hemos resuelto la problemática de la producción agropecuaria, no resolvimos el problema de la credibilidad en nuestras estadísticas oficiales, en un contexto de carencia de crédito demoramos los reintegros, las compensaciones y la devolución del IVA a los exportadores, hay una proliferación de iniciativas legislativas que generan mayores costos o mayores trabas de gestión y la lista podría continuar.

En nuestra provincia también tenemos algunas problemáticas de vieja data: las restricciones al uso del gas natural a pesar de ser una provincia productora y superavitaria, la fuerte carga tributaria especialmente para nuestras Pymes, fundamentalismos ambientales sin racionalidad ni sentido, fuertes cuestionamientos a sectores como el minero sin argumentos válidos, problemas de infraestructura como el estado de la ruta 51 y de nuevo podría seguir.

Pareciera que hablar de Inversión en Argentina es una aventura complicada, máxime cuando rentabilidad parece ser una palabra prohibida. Pero mi mensaje de hoy no es una continua queja ante los mismos o similares problemas, mi mensaje es un mensaje de cambio, de cambio cultural.

Estoy conciente que hablar de cambio, implica un fuerte esfuerzo, mucho convencimiento y paciencia, con un alto grado de responsabilidad y compromiso, de quiénes? De todos nosotros, el sector público en todos sus poderes, las entidades intermedias como la nuestra, los sindicatos, otras organizaciones sociales y finalmente hasta la misma familia. Sucede que nuestro país viene de devaneo en devaneo, sin políticas de estado y nos encontramos permanentemente resolviendo la coyuntura, con grandes esfuerzos por soluciones que son sólo parches de corto plazo.

Miremos primero donde estamos parados, cual es nuestra realidad: es doloroso que un país como el nuestro ocupe la posición 85 (de 192) de acuerdo al Foro Económico Mundial en términos de competitividad, esto implica que entre lo que tenemos que mejorar está la institucionalidad tanto pública como privada, el respeto por la ley, la profunda desconfianza empresarial, la eficiencia y la transparencia del gobierno, la imparcialidad con el sector privado, la inestabilidad política, el acceso al financiamiento, la corrupción, y las regulaciones restrictivas especialmente para el trabajo. Estamos en un estadio de país en desarrollo ocupando un tercer nivel de cinco posibles (Chile está en el cuarto nivel o sea en un nivel de transición entre país en desarrollo y desarrollado). Si miramos los índices de Desarrollo Humano ocupamos el lugar 46 (Chile 40) en términos de esperanza de vida, de alfabetismo, de mortalidad infantil y educación. No miremos a otro lado con los índices de pobreza que van del 30 al 38%. Si hablamos de distribución la relación de ingresos entre el 10% más rico y el 10% más pobre está cercano a 40, con un índice de Gini de 0.51 (Suecia 0.25). Hemos perdido muchas oportunidades, es hora de cambiar.

Alan Beattie en su obra “Economía Falsa: una sorprendente historia económica del mundo” compara las oportunidades de Argentina antes de la depresión del 30 y de Estados Unidos, para concluir que venimos tomando tantas decisiones equivocadas que somos la “Superpotencia que nunca fue”.

Cuál es entonces mi mensaje de cambio: la convicción frente a la conveniencia, el compromiso frente a la indiferencia, la transparencia frente a la corrupción, el diálogo frente al conflicto, el federalismo frente al centralismo miope y caprichoso, el trabajo frente al clientelismo, el bien común frente al sectorial o individual.

Porqué como presidente de la UIS les propongo esto? Por la sencilla razón que la clave está en el crecimiento, y unos de los ejes para hacerlo es el procesamiento de nuestros productos primarios para agregarles valor. El desarrollo económico sin acompañamiento de políticas públicas acertadas no es la solución. Esto torna clave los consensos y la participación democrática responsable. Estoy convencido que hay muchas voluntades que comparten este anhelo. Es hora de sumarlas.

En nuestra querida provincia hay una muy buena articulación público-privada reflejada en el apoyo a la creación del Observatorio Pyme Regional Salta, siguiendo el modelo de la Universitá di Bologna y de la Fundación Observatorio Pyme, donde el gobierno provincial, nuestra institución y la Universidad Católica de Salta han colaborado para dar a luz al primer informe anual  con 70 indicadores que desagregados se convierten en 700 valores, luego de encuestar a 450 establecimientos pyme industriales de nuestra provincia.

El Plan de Desarrollo Estratégico, que actúa como marco integrador de todos los sectores sociales en el marco económico, social y cultural para que tengamos una sociedad inclusiva con ejes de desarrollo consensuados y en toda la provincia. Esto requiere del trabajo mancomunado de los representantes de la producción, del trabajo, de la educación, del medio ambiente, y otras organizaciones sociales para entendernos, diagnosticar, formular y finalmente implementar el modelo a construir que deberá permitir un desarrollo armónico, sustentable social y ambientalmente.

El Consejo Económico y Social, debe constituirse y comenzar a ser el órgano consultivo de las políticas públicas, como resultado de una democracia participativa, abierta al diálogo y buscando consensos sectoriales y políticos.

Nuestra institución debe jugar un rol protagónico como representante de un importante sector de la producción salteña, contribuyendo al crecimiento de nuestra industria, al desarrollo de la provincia que aunado a la implementación de políticas públicas acertadas permitan el constante progreso hacia una provincia pujante y una sociedad salteña más equitativa.

La mesa sectorial que reúne unas 16 instituciones intermedias cubriendo todo el espectro productivo y de servicios de la provincia busca hoy su revitalización para elaborar propuestas y soluciones de desarrollo y bienestar, para toda nuestra sociedad.

Hay evidencias que lentamente estamos sumando voluntades para producir el verdadero vuelco aunque esto requiera de una compleja construcción colectiva tanto en nuestra provincia y como en nuestro país convergiendo hacia:

1. La preparación de un plan de largo plazo con objetivos claros en términos productivos, sociales y culturales. Nuestro Rumbo, Nuestro Norte. Nuestra Estrategia.

2. Recuperación de los valores del trabajo, el esfuerzo, la integridad, el compromiso, respeto, la coherencia, la pluralidad y la transparencia.

3. Fortalecimiento de nuestra educación en todos los niveles con políticas sólidas públicas en salud, vivienda y asistencia social.

4. Implementación de políticas sociales tendientes a acelerar el crecimiento en los sectores más relegados de la sociedad para combatir la pobreza. Esto es clave para lograr una sociedad inclusiva y equitativa, por ende una sociedad sustentable. Las metas del milenio de las Naciones Unidas son un marco excelente de referencia.

5. Promover una ley de profundo sentido federal que tenga como objetivo la convergencia de los índices de desarrollo humano de todas las provincias argentinas.

6. Fomento del fortalecimiento de la estructura pyme del país a través de políticas de financiamiento y agilización de gestiones para constituirlas y ponerlas a funcionar. Hay numerosas trabas burocráticas. El sector público debe ser un aliado de los emprendedores.

7. Planes de apoyo del desarrollo industrial para motorizar el crecimiento y el sostenimiento con el tiempo, principalmente del sector agroindustrial. El gobierno debe ser un fuerte apoyo para las inversiones productivas.

8. Recuperar la confianza y la seguridad jurídica.

Es tiempo de empezar a cambiar, es tiempo de sembrar, es tiempo para liderazgos verdaderos, por nuestra provincia y nuestra querida Argentina.

Voy a finalizar con un párrafo de José Ortega y Gasset pronunciado ya hace 70 años en La Plata:

“Argentinos, a las cosas, a las cosas!! Déjense de cuestiones previas personales, de suspicacias, de narcisismos. No presumen ustedes el brinco magnífico que daría este país el día que sus hombres se resuelvan de una vez, bravamente, a abrirse el pecho a las cosas, a ocuparse y preocuparse de ellas directamente y sin más, en vez de vivir a la defensiva, de tener trabadas y paralizadas sus potencias espirituales, que son egregias, su curiosidad, su perspicacia, su claridad mental secuestradas por los complejos de lo personal”

A trabajar y a contagiar entonces…..

Muchas Gracias.

 

Radar de la Industria

Patrocinadores

  • Patrocinadores
  • Patrocinadores
  • Patrocinadores
  • Patrocinadores
  • Patrocinadores
  • Patrocinadores
  • Patrocinadores
  • Patrocinadores

Enlaces

logo UIA

logo fundación Observatorio Pyme

logo Observatorio Pyme Salta

Desarrollo: NORTIC